Instalar la lavadora en la cocina: Ventajas y desventajas

¿Te estás planteando instalar la lavadora en la cocina? Una gran parte de la población se considera partidaria de mantener la lavadora en los cuartos de baño, pero la posibilidad de dotar a tu cocina de una zona de lavado unificada gana más adeptos cada día. Por eso, hoy te explicamos las ventajas y desventajas de instalar la lavadora en la cocina. ¿Qué te parece, te quedas con nosotros?

Dentro del eterno debate de la mejor ubicación para nuestra lavadora y secadora, existen argumentos a favor y en contra para ambos casos. En cualquier caso, para sendas opciones lo que ha de primar es la funcionalidad y la practicidad, sin descuidar, claro está, el aspecto estético. Veamos en primer lugar las opciones existentes.

Instalar una zona de lavado

Como ya hemos dicho anteriormente, lo habitual es encontrarse la lavadora en el baño o en la cocina, y ambas opciones pueden parecer igual de válidas, aunque por supuesto, ambas cuentan con ventajas y desventajas.

Cabe destacar que ambas opciones resultan mejor ejecutadas cuando se integran en lo que se conoce como “zona de lavado”, que suele consistir en un armario empotrado. En él, se alojan la lavadora, la secadora y los útiles y enseres que requiramos para hacer nuestra colada habitual, o incluso planchar nuestra ropa.

Por eso, si te decides a incorporar una lavadora o un conjunto de lavadora y secadora, en la ubicación que prefieras, te recomendamos consultar tus opciones con expertos del sector de la decoración de cocinas. De esta manera, podrás decantarte por distintas distribuciones como los electrodomésticos en paralelo, apilados, etc.

Ventajas de instalar la lavadora en la cocina

La opción estrella y la más habitual en la gran mayoría de hogares resulta la de la lavadora o la zona de lavado en la cocina. Es por eso que te explicamos cuáles son las ventajas que ofrece esta configuración.

Aprovecha más espacio

Las cocinas suelen contar con mayor superficie que los baños, por eso disponemos de mayor espacio libre para maniobrar. Cualquier centímetro de más es bienvenido cuando cargamos con un “cerro de ropa sucia” que lavar.

Además, si has decidido incorporar una zona de lavado en la cocina, es posible que dispongas de una tabla de planchar retráctil para dejar a punto tus prendas. Esto se antoja francamente difícil en el caso de las zonas de lavado ubicadas en los baños.

Instalar lavadora en la cocina

Todo queda más a mano

A diferencia de los cuartos de baño, las cocinas suelen disponer de ventanas y en muchos casos de ventanales que dan acceso a una terraza o balcón. Este es otro de los motivos por lo que ubicar una zona de lavado en la cocina implica mayor comodidad.

La posibilidad de tender la ropa al aire libre de manera rápida y sencilla, o de tener un tendedero junto a la lavadora, no solo nos hará más fácil y llevadera la tarea, sino que en las épocas más calurosas nos permitirá prescindir de la secadora más a menudo.

Instalar la lavadora en la cocina integrada con el mobiliario

En los cuartos de baño no es tan común encontrar amplios muebles con una estética definida. Sin embargo, las cocinas actuales cuentan con una gran cantidad de muebles entre los que podemos integrar nuestra zona de lavado.

No solo existen lavadoras y secadoras integrables fácilmente escamoteables, que se integran a la perfección con el mobiliario de nuestra cocina, sino que a la hora de crear una zona de lavado con ambas, es posible hacerlo uniéndolas en un solo armario que las mantenga ocultas. De esta manera, la zona de lavado camuflada nos permitirá ahorrar espacio sin desentonar estéticamente.

Desventajas de instalar la lavadora en la cocina

Como puedes observar, existen numerosos motivos por los que ubicar la lavadora en la cocina es una buena opción. No obstante, instalar nuestra lavadora en el cuarto de baño también cuenta con buenos argumentos a su favor.

Instalar la lavadora en la cocina no es para todos

Si bien es cierto que por norma general, las cocinas suelen contar con mayor superficie útil, esto no implica necesariamente que sobre espacio en ellas. Por eso, en el caso de las cocinas de tamaño reducido, puede que no queramos sacrificar el espacio destinado a la lavadora o secadora, prefiriendo relegarla al cuarto de baño.

Cuestión de costumbre

Si disponemos de una zona de lavado es posible que hayamos dispuesto una zona donde dejar la ropa sucia. Algo que se pierde si nuestra lavadora está en la cocina es la posibilidad de echar a lavar la ropa sucia inmediatamente antes del baño, una práctica muy habitual en muchos hogares.

Así que si eres de los que viven a toda prisa o no se preocupa por separar la ropa de color de la clara, puede que esta no sea tu configuración ideal.

Olores a comida

Instalar la lavadora en la cocina puede hacer que el momento de la colada coincida con el cocinado de algún alimento de fuerte olor. Es por eso, que quizá en algún caso este pueda impregnar levemente nuestra rompa limpia y algún olfato sensible pueda percibirlo.

Supresión del ruido

Aunque en la actualidad existen lavadoras ultra-silenciosas de gran eficiencia y reducción de ruido, es inevitable percibir los sonidos de estas, bien sea por el llenado y vaciado de agua, por el centrifugado o por el secado.

Si ubicamos la lavadora en el cuarto de baño podemos librar de posibles molestias acústicas a nuestros familiares mientras disfrutan de a la mesa de una comida o desayuno.

Instalar la lavadora en la cocina, ¿si o no?

Conclusión

Parece que, tendencias al margen, parece evidente que la decisión entre instalar la lavadora en la cocina o en el cuarto de baño dependerá en cada caso en particular de las preferencias y condiciones de cada caso.

Esperamos que nuestro artículo te haya resultado de interés. Te esperamos en la próxima entrada. ¡Hasta pronto!