Cómo limpiar electrodomésticos: guía útil

Resulta de gran utilidad conocer cómo limpiar electrodomésticos de manera correcta. Y es que aunque solamos llevar a cabo la limpieza de nuestra cocina de manera periódica, a menudo los más olvidados son precisamente nuestros electrodomésticos. Irónicamente, son los aparatos que más uso soportan y mayor cuidado requieren. Por eso, hoy te enseñamos una serie de útiles consejos para limpiar tus electrodomésticos. ¡Comenzamos!

La importancia de limpiar electrodomésticos

El cuidado y mantenimiento de los electrodomésticos puede parecer una tarea tediosa, ya que en su mayoría requieren una limpieza en profundidad. Esto se debe en gran medida a la falta de periodicidad en lo que a su limpieza se refiere. Y no es de extrañar, dada la complejidad que entraña en comparación con, por ejemplo, la limpieza superficial de una encimera.

No obstante, la limpieza de un electrodoméstico va más allá de la mera higiene. Y es que mantener el buen estado de nuestros electrodomésticos aumentará con creces la vida útil del aparato, además de prevenir posibles accidentes.

Cómo limpiar electrodomésticos

A la hora de llevar a cabo la limpieza de nuestra cocina y nuestros electrodomésticos existen básicamente dos opciones; el uso de productos comerciales específicos y el uso de productos caseros.

Mientras que los productos comerciales cuentan con estudios de eficacia a sus espaldas, aportan fragancias agradables y suelen ser muy efectivos; los productos caseros son mucho más económicos, menos agresivos y tóxicos, y los tenemos a mano.

En cualquier caso, aunque la elección es tuya, te contamos cómo limpiar algunos de los electrodomésticos más habituales de nuestras cocinas con ambas opciones.

Cómo limpiar electrodomésticos con productos caseros

Aunque el proceso es similar al de la limpieza con productos comerciales, estos son algunos de los productos caseros por los que puedes sustituir los productos comerciales:

  • Agua oxigenada: Uno de los remedios caseros más empleados a la hora de limpiar cualquier superficie del hogar es sin duda la solución acuosa con agua oxigenada. Bastará con diluir agua oxigenada en una proporción de 3:10 para lograr una solución de eficacia más que probada. Su principal desventaja quizá radique en su leve olor, que no suele resultar del agrado de todos.
  • Agua y bicarbonato: El bicarbonato es antibacteriano y desengrasante, por lo que resulta muy útil para limpiar electrodomésticos. Con diluir en torno a 3 cucharadas en medio litro de agua bastará para lograr una solución más que decente para limpiar cualquier aparato de tu cocina.
  • Agua y limón: Diluyendo el jugo de 5 limones en un litro de agua conseguiremos una solución muy útil para limpiar nuestros electrodomésticos. Si bien es cierto que no es el remedio más agresivo y efectivo, limpia de manera aceptable y confiere un agradable aroma a nuestros aparatos.
  • Agua y vinagre: El vinagre se ha empleado para limpiar cocinas y baños desde tiempos inmemorables dada su efectividad, pero por supuesto, cuenta con el factor negativo de su fuerte olor. Si no es de tu agrado, puedes contrarrestarlo con algo de limón.
  • Agua carbonatada o con gas: Esta solución cuenta con poca agresividad, por lo que se emplea para una limpieza más superficial que el resto. No obstante, resulta muy fácil, ya que con una sola aplicación obtendrás un resultado agradable y libre de olores.
Cómo limpiar electrodomésticos. Productos  de limpieza caseros.

Cómo limpiar la nevera

Quizá el electrodoméstico más importante y el que requiere de mayor cuidado. La nevera tiende a acumular malos olores que pueden afectar a nuestros alimentos. Por eso, para comenzar, te aconsejamos hacerte con un buen conjunto de envases o “tuppers” para comida sobrante o alimentos descubiertos que puedan generar olor. Además de mantener el orden en tu nevera, evitarás que si alguno de estos elementos se estropea y coge moho, otros alimentos puedan estropearse también.

En cualquier caso, resulta muy difícil evitar que algún que otro líquido acabe en las paredes de nuestra nevera, por eso, te enseñamos cómo limpiar tu electrodoméstico.

Las neveras actuales soportan muchos de los productos químicos de limpieza más agresivos del mercado, no obstante, muchos de ellos pueden impregnar el interior de olores demasiado fuertes para los olfatos más delicados.

Para limpiar el exterior de tu nevera puedes valerte de un paño humedecido en agua y algo de jabón. Si tu nevera es de acero inoxidable, puedes emplear el producto anti-grasa que prefieras para las manchas más persistentes. Uno de los remedios caseros más empleados para las superficies de acero inoxidable es el uso de agua con limón y un poco de aceite de oliva. Esto impregnará de un agradable olor a limón el exterior de tu nevera, además de recuperar un elegante brillo metálico.

En cuanto a la limpieza del interior, en primer lugar es aconsejable vaciar la nevera. Limpia con lavavajillas los cajones en la pila. En el caso de las bandejas, quizá requieras de un producto anti-grasa.

Una vez retirados todos los alimentos y accesorios de la nevera, podrás acceder a la totalidad del electrodoméstico. Puedes emplear productos una mezcla de agua jabonosa e incluso productos de limpieza más agresivos. Procura no usar estropajos y elementos que puedan rallar la superficie.

Cómo limpiar el horno

El horno puede ser el electrodoméstico más complicado de limpiar. Acumula restos carbonizados, grasa y otros compuestos difíciles de retirar. Además, si no contamos con un horno pirolítico, la tarea se antoja aún más complicada.

Limpieza de electrodomésticos.

Por suerte existen numerosos productos enfocados principalmente a la limpieza del horno y más concretamente en su interior. Estos productos comerciales cuentan con aromas agradables y gran efectividad pero deberemos usarlos con precaución, dada su gran agresividad y toxicidad.

Como remedio casero, puedes emplear una solución con vinagre y bicarbonato, o una con agua y limón. Si impregnas las paredes del horno con alguna de ellas y calientas el horno a 100º durante aproximadamente 15 minutos, lograrás ablandar gran cantidad de los restos para poder retirarlos con mayor facilidad.

En cualquier caso, como mencionábamos anteriormente, te recomendamos hacerte con un horno con función pirolítica, que facilitan en gran medida esta tarea.

Cómo limpiar la lavadora

Otro de los electrodomésticos más olvidados a la hora de la limpieza es sin duda alguna la lavadora. Por lo general, cuenta con un uso periódico y en ocasiones ciertamente intensivo. Es por eso que debemos tener cuidado de con la suciedad acumulada en ella, puesto que puede acabar impregnando de malos olores a toda la colada.

El proceso de limpieza de la lavadora consta de 4 sencillos pasos, que alargarán la vida útil de tu electrodoméstico y evitará molestos olores en la ropa:

  1. Retira el filtro y el cajón: las lavadoras cuentan con un filtro que requiere de una limpieza periódica. Suele consistir en un cilindro insertado a rosca en la parte frontal para que puedas retirarlo de manera fácil y sencilla. En cuanto al cajetín en el que se aloja el detergente y el suavizante, conviene extraerlo para retirar los restos de estos productos químicos que tienden a solidificarse y crear mohos.
  2. Limpia la goma: En la junta de la goma y el tambor de la lavadora, se genera un pliegue en el que tiende a acumularse agua, restos de suciedad y detergente, que requieren de una limpieza de manera habitual.
  3. Lavado de limpieza: Ya sea con un producto anti-cal o con una solución casera de vinagre y bicarbonato, llevar a cabo un lavado sin carga en la lavadora limpiará el interior y los conductos de la lavadora.
  4. Secado: Al terminar con el proceso es conveniente dejar secar y ventilar completamente la lavadora, evitando cerrar la compuerta de carga.
Limpieza de electrodomésticos en Vitoria-Gasteiz.

Cómo limpiar el lavavajillas

Este electrodoméstico requiere de un cuidado periódico que evitará la acumulación de restos de comida que puedan generar olores desagradables.

Para comenzar, es aconsejable acostumbrarse a abrir el lavavajillas cuando acaba el proceso de lavado. De esta manera evitaremos la condensación en su interior, optimizaremos la limpieza de la vajilla y evitaremos acumular humedad. Espera a escuchar la señal del electrodoméstico que indica el fin del ciclo, abre la compuerta para dejar escapar el vapor y espera 5 o 10 minutos a que la vajilla se enfríe para retirarla.

En cuanto a su mantenimiento, es altamente aconsejable la limpieza del filtro de manera periódica, ya que acumula restos de comida casi en cada lavado. Más aún, si no sometemos a un lavado previo a nuestra vajilla antes de insertarla en el electrodoméstico.

Al igual que en el caso de la lavadora, puedes realizar un lavado sin carga con productos anti-cal o algún remedio casero citado anteriormente para limpiarlo de manera rápida y sencilla.

Cómo limpiar el microondas

El microondas tiende a ensuciarse rápidamente, sobre todo si no hacemos uso de cobertores a la hora de calentar la comida. No obstante, cuenta con una limpieza muy sencilla que podemos realizar de manera habitual. Bastará con retirar el plato giratorio y lavarlo como cualquier otro en la pila, y proceder a limpiar el interior. Puedes emplear productos de limpieza de horno, o alguno de los remedios caseros citados que te ayuden a disolver los restos de comida.

Conclusión

Sabemos que puede resultar tedioso, pero la limpieza periódica resulta una tarea más que necesaria. Así que ahora que ya sabes cómo limpiar electrodomésticos a fondo de manera óptima, esperamos que te resulte una idea más atractiva.

Desde Tierra Home Design nos despedimos por ahora. Te esperamos en el próximo artículo y te recordamos que puedes contar con nosotros para asesorarte en el diseño, remodelación y cuidado de tu cocina.

¡Hasta el próximo artículo!